Miércoles, 11 de Julio de 2012

 Las claves de la Reforma de la Ley de Dependencia

 

abc.es/Sociedad

 

La reforma en el sistema de atención a la dependencia propuesto este martes a las comunidades autónomas por la ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Ana Mato, se centra en buena medida en reducir la atención a dependientes por parte de los cuidadores familiares y potenciar, en cambio, la labor de los profesionales y los servicios sociales. Asimismo, reduce el número a tres el número de grados y prioriza la incorporación de los grandes dependientes y severos, lo que aplaza a 2015 la de los moderados.

Recortes a los cuidadores familiares

Las personas que se ocupan de cuidar a familiares en situación de dependencia perderán de media un 15% de las prestaciones que percibían. Además, su sistema de Seguridad Social se revisará «en profundidad» para establecer una nueva regulación que tenga en cuenta sus especificidades, según Ana Mato. En la actualidad, la Administración se hace cargo de su cotización. Mientras se concreta esta revisión, los cuidadores familiares que actualmente estén en alta no perderán dicha categoría, sino que la conservarán en tanto en cuanto permanezcan las circunstancias que dieron lugar al Convenio Especial, ha aclarado la ministra.

Nuevo reparto de fondos a comunidades

En la distribución del llamado «nivel mínimo» de financiación, para la cual ahora se tiene en cuenta únicamente el número de dependientes de cada comunidad y su grado, se empezará a valorar también a partir del año que viene el número de dependientes que se atienden en los servicios de dependencia y no por cuidadores familiares. En 2013, se calculará valorando en un 90% el número de dependientes y en un 10% el de dependientes atendidos por los servicios sociales. En 2014, esta proporción pasará a 80-20, en 2015 a 70-30, en 2016 a 60-40 y, finalmente, en 2017 se tomarán en cuenta ambos criterios al 50%.

Simplificación de grados de dependencia

El reconocimiento de las personas que entren en el sistema de dependencia se ajustará a tres grados, en lugar de los seis niveles actuales: Gran Dependencia, Dependencia Severa y Dependencia Moderada. En la actualidad, cada uno de estos tres grados se divide a su vez en dos niveles. Según el Gobierno, con este cambio se pretende con ello agilizar los trámites y descargar burocracia, aunque habrá que ver qué efectos económicos tendrá.

Moratoria para dependientes moderados

La reforma priorizará la incorporación al sistema de los dependientes más graves, los catalogados como grandes dependientes y severos, reduciendo los tiempos de espera y agilizando trámites. Sin embargo, como contrapartida, la entrada de nuevos dependientes moderados se aplaza a 2015.

Un nuevo copago

Con la reforma del sistema de dependencia anunciada, todas las personas dependientes contribuirán al servicio prestado. Ello incluye a los discapacitados, que hasta ahora estaban exentos de este copago. Por otra parte, se introducen nuevos mecanismos para que paguen más quienes más tienen y menos aquellos con menor capacidad económica. Para el cálculo de la aportación se tendrá en cuenta no solo la renta, sino también el patrimonio.