Viernes, 22 de Enero de 2010
Reducen la aparición de síntomas

Buena expectativa de los primeros fármacos orales para la esclerosis múltiple

 

Dos nuevos fármacos todavía en desarrollo pueden revolucionar el tratamiento de la esclerosis múltiple ya que reducen la aparición de síntomas, según los resultados de tres ensayos clínicos que publica la revista 'New England Journal of Medicine', y, sobre todo, por tratarse de los primeros medicamentos que demuestran su eficacia al ser administrados por vía oral.

   Aunque de momento tan sólo son ensayos preliminares, la importancia radica en que supondrían una importante mejora para la calidad de vida de estos pacientes por su fácil uso, ya que el tratamiento que siguen estos pacientes en la actualidad, interferón, se administra diariamente por vía intravenosa.

   Pero las nuevas moléculas en cuestión, la cladribina y el fingolimod, han demostrado ser capaces de reducir de forma significativa las recaídas en pacientes con esclerosis múltiple, entre un 50 y un 60 por ciento, tras más de dos años de tratamiento, sin presentar al mismo tiempo efectos adversos significativos.

   A pesar de que estos dos fármacos presentan mecanismos de acción diferentes, ambos consiguieron reducir el número de linfocitos potencialmente preparados para atacar el sistema nervioso central. Además, en el caso de fingolimod, resultó ser incluso más eficaz que el interferón beta-1a tras un año de tratamiento.

   Cada estudio contó con unos 1.300 pacientes que padecían esclerosis múltiple recurrente y activa durante 7 a 9 años, y los efectos adversos más habituales fueron infecciones por herpes, seguidos de casos aislados de cáncer de tejidos sólidos y melanomas, explican los autores del estudio.

   No obstante, la "excelente noticia" del hallazgo abre un "nuevo horizonte para los más de 2,5 millones de personas que padecen esta enfermedad degenerativa en todo el mundo, y de confirmarse los beneficios puede provocar un cambio en la práctica clínica, sobre todo en los casos en que las terapias actuales no permiten un control óptimo de la enfermedad.

   Para el investigador médico de la MS Society de Reino Unido, Doug Brown, estos nuevos fármacos son "de lo mejor que se ha descubierto en los últimos años" aunque, advierte en declaraciones a la BBC recogidas por Europa Press, "son tratamientos que sólo reducen los síntomas y las recaídas". "Ahora falta encontrar fármacos que detengan la progresión de la enfermedad y reviertan los síntomas", añadió.