Lunes, 28 de Diciembre de 2009

El futuro de la esclerosis múltiple pasa por los fármacos orales

Reducen los brotes un 50% y mejoran la adherencia al tratamiento

La esperanza de las personas con esclerosis múltiple pasa por los fármacos orales. "Reducen el número de brotes en más del 50% e incrementan la adherencia al tratamiento", afirma Celia Oreja-Guevara, de la Sociedad Española de Neurología (SEN). La esclerosis múltiple se manifiesta entre lo 20 y los 40 años y se caracteriza por brotes que producen una variedad de síntomas (trastornos visuales, parálisis, incoordinación, vértigos...), dependiendo de qué nervios sean los afectados. La padecen unas 27.000 personas en España (60 de cada 100.000). Hasta ahora, se trata con inyecciones, pero "se están realizado varios estudios sobre medicamentos orales que demuestran su eficacia en el tratamiento de la esclerosis múltiple y mayores beneficios para el paciente", indica Guevara.

A diferencia de los fármacos inyectables, los nuevos medicamentos orales contribuyen a mejorar la calidad de vida de los pacientes al no producir alteraciones cutáneas, enrojecimientos, moratones o pérdida de grasa bajo la piel debido a las inyecciones. "Además, gracias a la comodidad en la toma oral, se incrementa la adherencia al tratamiento, lo que supone que los pacientes no interrumpan los tratamientos y por tanto mayor eficacia de los mismos", añade Oreja-Guevara.

La causa de la enfermedad no está clara. En la actualidad, la hipótesis más aceptada es que existe una predisposición genética a la que se sumaría un factor ambiental, posiblemente infeccioso, que sería el desencadenante.