Jueves, 23 de Julio de 2009

 

Fumar aceleraría el avance de la esclerosis múltiple

 

Por Anne Harding
NUEVA YORK (Reuters Health) - Los pacientes con esclerosis múltiple (EM) que fuman presentan un avance más rápido de la enfermedad, sugirió un estudio publicado en Archives of Neurology.
El doctor Alberto Ascherio, de la Escuela de Salud Pública de Harvard en Boston, y sus colegas también hallaron que los fumadores con EM eran más propensos a tener la forma progresiva de la enfermedad, en la cual los síntomas empeoran cada vez más, en lugar de presentar la forma remitente, que se caracteriza por síntomas intermitentes.
"La mayoría de los efectos adversos se observaron en fumadores actuales, lo que de alguna forma es una buena noticia porque sugiere que abandonar el tabaquismo ayuda", dijo Ascherio a Reuters Health.
Las personas que fuman corren más riesgo de desarrollar EM, pero las investigaciones sobre si el cigarrillo afecta el curso de la enfermedad hasta el momento habían arrojado resultados contradictorios, indicó el equipo.
Los expertos siguieron a 1.465 pacientes con EM, de los cuales el 17,5 por ciento era fumador actual, durante un promedio de un poco más de tres años.
De los 891 pacientes que el equipo siguió por ese período de tiempo para determinar la tasa de avance desde una forma de la enfermedad a la otra, 72 vieron avanzar su EM: 20 de 154 fumadores, 20 de 237 ex fumadores y 32 de 500 no fumadores.
Eso significó que los fumadores eran 2,4 veces más propensos que los no fumadores a tener EM progresiva primaria y que aquellos que tenían la enfermedad remitente eran 2,5 veces más proclives que quienes nunca habían fumado a desarrollar EM progresiva secundaria durante el seguimiento.
Al inicio del estudio, los fumadores tenían más discapacidad, enfermedad más severa y más atrofia en sus cerebros. Con el tiempo, también mostraron un aumento más rápido en la cantidad total de tejido cerebral dañado y en su grado de atrofia del cerebro.
No está claro cuál es el mecanismo por el cual el cigarrillo podría empeorar la EM, dijo Ascherio.
Fumar se ha relacionado con algunas condiciones autoinmunes, como la artritis reumatoidea, señaló el autor, pero no con otras, por lo que los efectos del hábito sobre el sistema inmune podrían ser un factor.
Otra posibilidad sería que el humo del cigarrillo sea tóxico para el sistema nervioso.
Por el momento no hay factores de riesgo del avance de la EM que el paciente pueda modificar, señaló el autor.
"Aunque aún debe probarse la causalidad, estos resultados sugieren que los pacientes con EM que dejan de fumar no sólo reducirían su riesgo de enfermedades relacionadas con el tabaquismo sino que además demorarían el avance de la EM", manifestaron Ascherio y sus colegas.
FUENTE: Archives of Neurology, julio del 2009